Funciones de las Emociones

Funciones de las Emociones

En el artículo anterior, empezamos a hablar sobre un tema que se encuentra en auge en la actualidad: las emociones. Debido a la amplia extensión de esta temática, queremos dedicar algunos artículos más, para poder profundizar en aquellos aspectos que consideramos más importantes y útiles. Es por esto que este artículo se centra en uno de estos aspectos clave: las funciones de las emociones.

¿Para qué sirven las emociones?

Entender que las emociones tienen funciones importantes para nuestra vida supone un pilar fundamental para conseguir una gestión emocional adaptativa.

Entender para qué sirve algo, puede ayudarnos a aceptarlo, integrarlo y usarlo a nuestro favor.

Así pues empecemos a conocer las 3 funciones principales de las emociones:

Función Adaptativa

Corresponde a preparar al organismo para que dé la respuesta más adecuada a las condiciones del ambiente ante las que se encuentra.

Función Social

Se basa en la expresión de las emociones. A través de esta expresión, podemos predecir y prepararnos para el comportamiento de las otras personas, así como las demás personas pueden predecir y prepararse para nuestro comportamiento.

Función Motivacional

La motivación y las emociones tienen una relación muy estrecha, se retroalimentan constantemente. Una conducta motivada, entendida como una conducta que iniciamos por voluntad propia, produce una reacción emocional. Estas emociones a su vez, influyen directamente en la motivación hacia esta conducta. Según qué emociones haya suscitado la conducta motivada, la intensidad será mayor o menor y se dirigirá hacia una u otra dirección. Además, estas emociones también influyen en reforzar o inhibir en un futuro la aparición de la conducta.

Las 5 Emociones Básicas y sus Funciones

MIEDO

  • – Se activa ante la anticipación y/o percepción de una amenaza o peligro para la integridad de la persona. 
  • – Función: protección. Es una alarma.
  • – Produce ansiedad, incertidumbre, inseguridad, inquietud.
  • – Focalización de la atención hacia el estímulo que se percibe como un peligro. El objetivo de esto, es que se pueda reaccionar lo más rápido posible ante cualquier reacción de este estímulo temido.
  • – Moviliza gran cantidad de energía. La persona es capaz de desarrollar una respuesta con mucha más intensidad que en condiciones normales (sin miedo). En caso de que la intensidad sea excesiva, la eficacia de esta respuesta disminuye.
  • – Biológicamente, puede inducir tres tipos de respuesta: huida, lucha o inmovilidad. 

miedo

IRA / RABIA

  • – Se activa cuando sentimos que nos están atacando, cuando nos quieren quitar algo importante para nosotros y cuando consideramos que algo está siendo injusto hacia nuestra persona.
  • – Función: autodefensa. Propicia una necesidad de actuar de forma intensa e inmediata para solucionar de forma activa la situación que se percibe como problemática.
  • Aumenta la energía para la acción. El cuerpo se prepara para la pelea: tensión en los músculos, los puños se cierran, mandíbula se aprieta, aumento frecuencia cardiaca, etc.
  • – La atención se focaliza en aquellos estímulos que percibimos como obstáculos para conseguir los objetivos que queremos.
  • – Puede generar reacciones indeseables en otras personas, por tanto, puede afectar negativamente a la interacción social y el desarrollo de relaciones interpersonales.

ira

TRISTEZA

  • – Se activa ante la percepción de pérdida y/o fracaso.
  • – Función: reintegración personalPromueve el procesamiento de las pérdidas, la reconstrucción de nuestros recursos y la conservación de la energía.
  • – La atención se focaliza hacia el interior, se centra en las consecuencias negativas que la situación provoca en el interior de cada uno de nosotros.
  • – Implica una disminución de la actividad general. Sentimos pérdida de energía, desánimo, melancolía y desesperanza.
  • Expresarla a través del llanto, puede promover que los demás se acerquen y nos den apoyo. Algo que puede ayudar a reducir el sufrimiento.

tristeza

ASCO

  • – Se activa ante estímulos que se perciben como aversivos y dañinos para la salud.
  • – Función: rechazo. Nos lleva a escapar o evitar estímulos y situaciones desagradables que pueden ser potencialmente dañinas para nuestra salud.
  • Sensaciones fisiológicas muy patentes. Si el estímulo que provoca esta emoción es gustativo o aromático, suelen aparecer sensaciones gastrointestinales. El estómago se prepara para vomitar aquello que el cuerpo siente como ajeno.
  • – Potencia hábitos higiénicos, saludables y adaptativos (protege de enfermedades, contagios, productos venenosos…).

asco

ALEGRIA

  • – Se activa cuando percibimos haber conseguido exitosamente los objetivos que queríamos. También cuando sentimos tener aquello que deseamos y cuando nuestras expectativas se cumplen.
  • – Función: afiliación y reproducción.  Nos ayuda a crear vínculos, que nos llevan a cuidar de los otros y de nosotros mismos con el objetivo de reproducir aquello que nos ha provocado bienestar.
  • – Induce sensaciones de seguridad y bienestar, lo que nos ayuda a poder superar el miedo.
  • – Mejora nuestra respuesta cognitiva, optimizando la memoria y el aprendizaje y  potenciando la creatividad. También favorece la flexibilidad mental y la curiosidad.

alegria

 

Para concluir, podemos ver que las emociones tienen funciones imprescindibles para nuestra adaptación. Aun y así, a veces es complicado conectar o gestionar algunas emociones y tendemos a evitarlas. Pero el primer paso para reconciliarnos con todas las emociones, puede ser conocer la información que nos pueden llegar a proporcionar.

El camino de la gestión emocional, es un camino largo, que se va trazando pasito a pasito, si sientes que necesitas acompañamiento durante este camino, puedes encontrarnos en: https://www.psicointegrada.com/contacto.

Andrea Fuentes – Psicóloga General Sanitaria n. 29527

Leave a Reply

Your email address will not be published.